El Mediador - Santa Cruz - Patagonia Argentina

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
CAPROMISA
Don nicola%cc%81s inauguracion

CELEBRÓ APERTURA DE MINA "DON NICOLAS" Y PIDE COMPRE LOCAL

PASEO 132
Paseo rural foto archivo  %282%29

ARTESANOS Y MICROPRODUCTORES PRESENTES EN LA FERIA

EN PÁGINA DEL MUNICIPIO
Web paseo 132

APLICACIÓN PARA ANDROID Y MICROSITIO EN LA PÁGINA

 
 
 
Comparti
WhatsUp
 
14:15 01 sep, 2015

 

 

Roberto Torres

TRANSITO TRANSITANDO TRANSITOS INTRANSITABLES

No es un trabalenguas. Más bien la definición precisa de la sensación generalizada que tenemos unos cuantos automovilistas que por distintas razones cotidianas necesitamos desplazarnos por la calles de la ciudad de Río Gallegos.
Y es cierto. Hay horarios en que no se puede andar en auto. Antes la culpa la tenían los colegios que por el horario de entrada y salida colapsaban el movimiento vehicular de distintas arterias del centro y alrededores. Se sumaba a esto el horario de apertura o cierre de los comercios, el horario bancario acotado hasta media mañana y tantas otras situaciones que ya ni vale la pena mencionar. Hoy la realidad pasa por otro análisis tan matemático y simple que resulta extraño de comprender por qué nadie lo avizoró en el tiempo. Actualmente hay 78.700 vehículos empadronados en la ciudad capital. Se estima que a esto se suman entre 15 y 20 mil autos más que estando radicados en otras ciudades del país, localidades del interior provincial ó incluso en la vecina provincia de Tierra del Fuego transitan a diario integrándose al caos vehicular. O sea, casi 100 mil unidades que pretenden a diario desplazarse desde los barrios al centro y viceversa, durante un sinnúmero de veces durante el día, durante toda la semana, el mes y los 365 días del año.
La estructura vial de Río Gallegos es la misma desde hace dos décadas con un centro comercial, cívico y bancario reducido a pocas cuadras (no más de 6 ó 7 a la redonda), por lo que es fácil de comprender por qué hay tanto caos a la hora de querer movernos con el auto. Sin embargo nadie parece haber visto que este colapso iba a ocurrir con el paso de los años, mucho menos planificar alternativas para evitar pérdidas de tiempo u organizar estructuralmente sistemas que permitan a todos poder transitar sin problemas, más allá de la salida de un colegio, el cierre del horario de bancos o la apertura de un comercio.
La realidad es que ahora ya todo llega tarde. Se debió haber trabajado en una descentralización de oficinas, bancos, correos y reparticiones públicas hacia otros puntos de la ciudad menos afectados y más oxigenados del tránsito, para garantizar así que no se genere un "embudo" que vuelve intransitable el centro de la ciudad. Ni el poco efectivo servicio del estacionamiento medido ni las caóticas pruebas de ensayo de estacionamiento a 45° que se impusieron en algunas cuadras han logrado atemperar la locura que el movimiento vehicular genera en horarios pico. Por si esto fuera poco, Río Gallegos una ciudad con casi 100 mil autos en su haber, sólo dispone de una playa de estacionamiento en el centro de proporciones como para albergar un significativo número de unidades, lo cual termina también siendo otro problema.
Será muy difícil ordenar el tránsito en la ciudad sólo con inspectores y operadores viales que intentarán hacer su trabajo infructuosamente, ya que el problema de fondo es otro y pasa por otro tipo de soluciones que no se agotan en una infracción o llamado de atención.
Ciudades como Córdoba capital, Rosario ó Mendoza tienen experiencia sobrada en cómo solucionar este tipo de situaciones que ya atravesaron, incluso hay equipos técnicos en Universidades y Centros de Altos Estudios que se dedican a analizar y evaluar alternativas de solución para estructuras viales colapsadas como la nuestra.
Habrá que esperar a ver si nuestras autoridades están dispuestas a dar el primer paso.

ENCUESTA
COMENTARIOS

 

Diseño y desarrollo: El Mediador - Todos los derechos reservados -2015